Bon appétit amig@s,

Esta receta tradicional francesa es simplemente un clásico en mi casa. Mi madre nos la hacía a menudo y es que aunque parece que va a tener un gusto bastante fuerte debido a la cantidad de cebollas que lleva, todo lo contrario, es muy suave y muy sabrosa debido a que primero se rehogan muy bien antes de incorporarlas en una estupenda béchamel.

Para la masa, pues una tradicional masa quebrada a la que para este tipo de tartas saladas no me gusta poner huevo sino simplemente harina, margarina vegetal (me gusta más que la mantequilla), sal y un poco de agua. Ya la conocéis de las muchas recetas que ya publiqué de tartas saladas.

El sabor a beicon le da una característica especial, crujiente. Colocamos las tiras por encima para que si a alguien no le gusta el beicon, lo pueda quitar y listo.

Además es ideal para un primer plato en una comida especial como pueden ser durante las fiestas navideñas.

Ingredientes:

Para la masa quebrada

250 gramos de harina

125 gramos de margarina o mantequilla

100 ml de agua

Media cucharadita de sal

Para el relleno

3-4 cebollas grandes

6-8 tiras de beicon

Salsa béchamel

500 ml de leche

45 gramos de margarina ó mantequilla

45 gramos de harina

Sal-pimienta

Vamos a empezar por la masa quebrada: en un cuenco ponemos la harina, la margarina o mantequilla en pomada, la sal y el agua. Vamos mezclando todos los ingredientes.

Truco: no amasar en demasía sino integrar todos los ingredientes en uno, formando una bola que dejaremos reposar en la nevera envuelta en un papel film durante unos 20-30 minutos, el tiempo suficiente para que se endurezca de nuevo la margarina o mantequilla y podamos luego trabajar y extender la masa sin dificultad.

Yo suelo utilizar margarina vegetal Flora, resulta más ligera la masa y es más facil de manejar y así la pueden tomar también las personas intolerantes a la lactosa. Pero es un gusto personal por lo que os dejo a vosotros la elección entre margarina o mantequilla.

Mientras reposa la masa en la nevera, vamos a preparar el relleno: en una sartén grande con un poco de aceite de oliva y a fuego medio-bajo vamos a rehogar las cebollas que previamente hemos cortado en juliana. Tardarán unos 20 minutos en rehogarse, deben quedar translúcidas y no doradas.

Por otro lado preparamos la béchamel : en un cazo ponemos a derretir la margarina ó mantequilla y añadimos la harina. Removemos duarnte un par de minutos constantemente para formar el “roux”, que es la harina cocida en la mantequilla adquiriendo un color ocre (de ahí su nombre). Por ultimo agregamos la leche, salpimentamos y removemos constantemente a fuego medio hasta que la salsa espese. Tardará unos 8-10 minutos.

Vertemos dentro de la béchamel las cebollas pochadas.

Cogemos la masa que habíamos guardado en la nevera y con la ayuda de un rulo la extendemos.

 

Truco: pongo la masa sobre un papel de horno así es más fácil extenderla y luego ponerla en el molde.

Forramos el molde con la masa, recortamos los excesos y procedemos a rellenarla de la béchamel con las cebollas pochadas.

Colocamos encima las tiras de beicon de la forma que más nos guste.

 

Horneamos a 180 grados durante unos 45-50 minutos.

 

¡Deliciosa y muy suave!

 

Bon appétit mama

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s