Bon appétit amig@s,

Ya falta poco para que estemos metido de nuevo en los fogones para celebrar la Navidad. Y como siempre no faltan las ideas para elaborar nuevos platos suculentos y postres distintos que satisfagan  todos los paladares y que todo el mundo pueda comer.

Así que hoy he rescatado una receta que tenía en mis archivos y que me había pasado hace unos años la mujer de mi primo hermano Jean-Michel, Patricia. Es una receta francesa típica de la región de Annecy  en la Alta Saboya.

Una estupenda receta de un bizcocho super fácil de hacer, muy sabroso y con una textura suave y melosa difícil de conseguir en los bizcochos que no llevan materia grasa alguna.

Pues este lo tiene todo. Lo adapté en forma de tronco y decoré con 4 cosas que tenía por casa.

¡ Ya tengo uno de los postres para esta Navidad!

Ingredientes:

3 Huevos

120 gramos de azúcar

125 gramos de avellanas tostadas

3 cucharadas de maicena

1 sobre de levadura (16 gramos)

1 cucharadita de ron

Para la decoración:

Chocolate para postre

Azucar glas

10 avellanas tostadas enteras

Encendemos nuestro horno a 180 grados para que se vaya calentando mientras preparamos la masa.

Lo primero será triturar las avellanas que tienen que estar ya tostadas. Para ello con un robot le damos 3-4 golpecitos hasta que esten trituradas (no en demasía)

Si tenéis las avellanas sin tostar, tostadlas antes en el horno unos minutos.

Empenzamos por separar las yemas de las claras en 2 boles distintos.

Añadimos a las yemas el azúcar y lo emulsionamos hasta que blanqueen un poco.

No hace falta hacerlo mucho, con 1-2 minutos serán suficientes.

A continuación agregamos el resto de ingredientes:

El ron (coñac, kirsh…) que le da un sabor estupendo a este bizcocho (el alcohol se evapora durante la cocción así que no hay problema para los niños)

Las 3 cucharadas de maicena y la levadura en polvo

Mezclamos hasta integrar todos los ingredientes con una espátula. Por otro lado montamos a punto de nieve las 3 claras con una pizca de sal que habíamos reservado al principio.

Incorporamos de forma delicada con movimientos envolventes las claras montadas a la masa.

Y eso es todo, sencillo ¿verdad?

Horneamos a 180 grados durante unos 20-25 minutos

Dejamos enfriar bien antes de desmoldar.

Para la decoración opté por fundir unos 80 gramos de chocolate para postres y ponerlo por encima así como colocar unas avellanas enteras que había reservado.

Enfriar unos 10 minutos en la nevera para que cuaje el chocolate y espolvorear un poco de azúcar glas por encima (parece nieve)

El chocolate combina de maravilla con las avellanas.

Un éxito asegurado, ligero, sabroso, ideal para terminar una cena o comida navideña.

Bon appétit mama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s