Bon appétit amig@s,

Hace mucho tiempo que tenía ganas de preparar esta tarta y si os soy sincera, he estado mirando infinidad de recetas de tartas de arándanos. Las hay de diferentes formas y entre todas y a mi manera, elaboré la que os redacto a continuación.

He preferido hacer una “pasta frolla” con aceite en vez de mantequilla para aligirarla un poco y decidí también añadir a los arándanos (que en este caso utilicé congelados) un poco de maicena para espesar el relleno . Fue un acierto total, de no haberlo puesto saldría muy líquido y hubiera fastidiado la tarta.

Me ha encantado jaja !!

Ingredientes:

Para la masa:

2 huevos

100 gramos de azúcar

80 ml de aceite (girasol )

340 gramos de harina

1 cucharadita de levadura en polvo

½ cucharadita de canela (opcional)

Para el relleno de arándanos:

300 gramos de arándanos congelados

50 gramos de azúcar morena

15 gramos de maicena

Zumo de medio limón

Empezamos por preparar “pasta frolla”:

En un bol mezclamos los 2 huevos enteros junto al azúcar y a continuación vertemos el aceite y removemos hasta integrar. No hace falta batir mucho sino solo integrar estos ingredientes.

Añadimos los ingredientes secos: harina, levadura en polvo y canela (opcional). Me gusta muchísimo la canela y le va muy bien al relleno de arándanos. Incluso podéis añadir también una pizca de clavo si os gusta.

Mezclamos bien hasta formar una bola sin amasar en demasía y reservamos a la nevera.

Para preparar el relleno:

Utilicé arándanos congelados que se encuentran facilmente casi en cualquier supermercado y simepre podemos tenerlos en casa.

En un cazo al fuego vertemos los arándanos, el azúcar y el zumo de limón (1 entero si el limón es pequeño o medio, si es un limón grande)

Dejamos hervir unos 3-4 minutos. Vais a ver que sueltan mucho líquido. Para evitar que luego salga la tarta como muy aguada, espesamos el relleno con un poco de maicena. Yo puse unos 15 gramos y fueron suficientes. Enseguida espeso, se quedo practicamente sin líquido. Reservamos en un bol hasta su utilización.

Dividimos la masa en 2 partes. La que vayamos a utilizar para la parte de abajo, un poco más grande que la otra. Extendemos la masa y forramos nuestro molde así como un par de centímetros la pared del mismo.

Vertemos el relleno de arándanos preparado y lo cubrimos con la otra parte de masa.

Antes de ponerla encima, recorté la masa con unos recortadores de hojitas con una doble intención: de un lado dejo unos agujeros abiertos para evitar que la parte de arriba se infle en la cocción y por otra recupero las hojitas recortadas para sellar todos los bordes.

Queda muy bonito de esta forma. Si queréis dejarla entera, os recomiendo pinchar la parte superior con un tenedor.

Y por ultimo, pintamos con huevo batido para que tenga un bonito color dorado.

Horneamos a 180 grados durante unos 30-35 minutos.

Me ha encantado, ni muy dulce ni muy ácida, en su punto exacto de dulzor y acidez.

Ah!! Y con el sobrante de masa aproveché para hacer unas galletitas jaja

Muy vistosa y sobre todo buenísima.

¡Os animo a prepararla!

Bon appétit Mama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s