Bon appétit amig@s,

Esta tarta es toda una explosión de sabores tradicionales muy crocante.Según tengo entendido es una tarta de origen asturiano y muy conocida en la zona norte de España.

En casa nos encanta y la hago a menudo. No es muy complicada ya que solo lleva una masa de hojaldre, una buena crema pastelera casera y nata montada. Y por supuesto también unas almendras crocanti por encima.

¡Todo un lujazo de tarta!

Vamos entonces con la receta. Las cantidades son para una tarta de 24 cm, para unas 6 raciones. Aunque tengo que admitir que me ha sobrado bastante crema pastelera (que aprovecharé para preparar mañana unos petits choux jaja).

Ingredientes:

Para el fondo de tarta:

1 lámina de hojaldre

1 huevo batido

Para la crema pastelera:

3 yemas

½ litro de leche

45 gramos de maicena

70 gramos de azúcar blanquilla

1 cucharadita de vainilla

Para la nata montada:

250 ml de nata (min.35%)

70 gramos de azúcar glas

Para la decoración:

Un puñado de almendras crocanti

Empezamos por preparar la base con el hojaldre. Extendemos nuestra masa y la cortamos del tamaño de nuestro molde. En mi caso usé un molde desmontable redondo de 24 cm pero podéis hacerla perfectamente cuadrada o rectangular. La ponemos en el fondo del molde.

Por otro lado cortamos tiras de 1 cm de ancho y las vamos a pegar en los laterales habiendo pintado antes con huevo batido.

Es recommendable poner de 4 a 6 capas de tiras laterales.

Pinchamos el fondo con un tenedor y ponemos un peso encima (unas alubias, garbanzos…) para que no suba la masa del fondo.

La horneamos a 180 grados durante unos 20 minutos.

Importante que el horno esté ya bien caliente antes de introducir la masa.

Truco: A mitad de cocción es conveniente quitar los garbanzos para que el fondo quede bien cocido y crujiente.

Una vez horneada la dejamos enfriar del todo.

Mientras la masa esta en el horno podemos proceder a la elaboración de la crema pastelera: mezclamos las 3 yemas de huevo con los 70 gramos de azúcar blanquilla, la vainilla y agregamos la maicena. Vertemos un poco de leche para que se mezcle todo bien.

Calentamos el resto de la leche y cuando esté tibia, vertemos la mezcla de yemas, azúcar y maicena. Removemos a fuego suave durante unos minutos hasta que espese.

La retiramos, pasamos a un bol, cubrimos de papel film tocando la crema para que no se forme costra y la dejamos enfriar del todo.

Al momento de armar la tarta procedemos a montar la nata añadiendo los otros 70 gramos de azúcar- en este caso glas para que se disuelva bien en la nata.

Truco: tiene que estar bien fría para que monte sin problema.

Ahora sí podemos armar la tarta:

Rellenamos el fondo con una capa de crema pastelera y ponemos encima otra de nata montada azucarada.

Tapamos la tarta con otro papel film y la llevamos a la nevera un mínimo de 2 horas para que coja buena consistencia.

Unos minutos antes de servir espolvoreamos de almendras crocanti.

 

¡¡De verdad, una delicia !!

Bon appétit Mama

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s