Bon appétit amig@s,

Este es uno de los postres que podemos hacer para cualquier ocasión. Estas tulipas son tan sencillas de preparar y llevan tan pocos ingredientes que no hay excusa para no hacerlas. Además tienen la ventaja que se pueden rellenar de lo que más nos plazca. Que si no nos gusta la nata pues con una estupenda crema pastelera de vainilla o de chocolate acompañados con frambuesas, arándanos, kiwis….

Ingredientes:

2 Huevos (Tamaño L)

50 gramos de azúcar

50 gramos de harina

Medio litro de nata para postres (min.35%)

Un poco de azúcar glas para endulzar la nata (a gusto)

Medio kilo de fresones

 

Lo primero, como siempre, es encender el horno a 180 grados para que se vaya calentando.

En un bol vamos a poner los 2 huevos enteros junto al azúcar y  emulsionamos muy bien durante unos 3-4 minutos para que doble de volumen y tome un color blanquecino. Este primer paso es muy importante para que las tulipas salgan muy suaves y esponjosas.

A continuación añadimos la harina tamizada y la incorporamos de forma manual con una espátula de forma muy delicada.

Sobre unos papeles de horno a los que previamente hemos dibujado unos círculos de 12-13 cm de diámetro en el anverso, depositamos dos cucharas soperas de masa y la extendemos sin sobrepasarnos del redondel.

Los llevamos al horno precalentado a 180 grados durante unos 6-7 minutos.

Hay que estar muy atentos porque se hacen de forma muy rápida y es muy fácil pasarse de cocción.

En cuanto estén hechos, los sacamos del horno, los ponemos sobre nuestra mesa de trabajo enseguida y con cuidado los despegamos del papel. En caliente es muy fácil hacerlo. Los dejamos de nuevo sobre el papel y los cubrimos con un paño medio húmedo afin de que no se resequen.

Cortamos nuestros fresones y montamos la nata.

En mi caso utilizo siempre que puedo nata vegetal. Es una nata estupenda que se conserva muy bien, no se corta y es ligeramente azucarada por que no es necesario añadir más azúcar. La pasamos a una manga pastelera con boquilla rizada si disponéis de una, en caso contrario siempre podemos utilizar unas cucharas.

En el centro de cada tulipa ponemos una tira de nata, colocamos unos fresones cortados por la mitad encima y volvemos a rellenar de nata. Las doblamos un poco con la mano (quedan muy bien ya que son muy suaves, esponjosas y quedan adheridas a la nata) y ponemos encima 3 trozos de fresas.

Por ultimo espolvoreamos con azúcar glas, a comer y disfrutar de esta auténtica delicia.

 

¡Os animo a prepararlas!

 

Bon appétit Mama

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s