Bon appétit amig@s,

 

Estas son unas deliciosas caracolas brioché que hago con bastante frecuencia. En esta ocasión las he rellenado de una estupenda crema pastelera y pasas pero en otras les pongo también crema pastelera y pepitas de chocolate (son las preferidas de mis niños) ó simplemente mermelada.

Estan buenísimas y son ideales para una merienda, desayuno, tentempié….. Las suelo hacer en bastante cantidad y las congelo. Siempre a mano, en 3-4 horas a temperatura ambiente están listas, como recién hechas (ó 5 minutos en el micro).

Para las cantidades que os indico a continuación, han salido unas 24 caracolas brioché. Las suelo colocar en un molde una al lado de otra. Me gusta más, se hacen muy bien y no se resecan. Solo queda separarlas una vez horneadas.

¡Vamos a ello!

Ingredientes :

Para la masa:

400 gramos de harina (mitad de fuerza y mitad normal)

200 ml de leche

10 gramos de levadura fresca

50 ml de aceite

1 huevo

2 cucharadas de azúcar

Media cucharadita de sal

Para la crema pastelera:

300 ml de leche

3 yemas

30 gramos de maicena

50 gramos de azúcar

Una cucharadita de esencia de vainilla

Y unos 40 gramos de pasas para el relleno y un poco de azúcar perlado para poner por encima.

Empezamos primero por elaborar la masa: en un bol vamos a disolver en la leche templada la levadura fresca. Mezclamos bien y le añadimos el aceite, seguimos mezclando y ahora es el turno del huevo entero. Removemos bien y por ultimo vertemos los 2 tipos de harina poco a poco. Mezclamos al principio con una cuchara y luego pasamos la masa a nuestra mesa de trabajo y seguimos amasando con las manos hasta conseguir una masa suave. Formamos una bola, tapamos el bol con un trapo ó papel film transparente y dejamos reposar la masa aproximadamente una hora.

Mientras preparamos la crema pastelera: vamos calentando a fuego suave 200 ml de leche(de los 300 ml). En un bol aparte mezclamos las yemas con la maicena y la vainilla . Añadimos los 100 ml de leche restante y vertemos esta mezcla en la leche que se esta calentando al fuego. Removemos sin parar a fuego suave-medio durante unos minutos. Cuando vemos que espesa , enseguida la apartamos del fuego , la pasamos a un bol y la dejamos enfriar totalmente.

Truco: ponerle un papel film transparente tocando la crema, así no se formará costra.

 

Pasado una hora la masa habrá aumentado de tamaño y estará muy suave y elástica para su estiramiento.

Una vez estirada, recortamos los lados para formar un rectángulo.

 

Truco: hago el estiramiento sobre una hoja de papel de horno ayudándome de un poco de harina. Me facilitará luego la labor para enrollarla.

 

La rellenamos de crema, dejando un margen sin crema en los laterales y esparcimos las pasas (ó pepitas de chocolate si preferís) .

Enrollamos la masa y cortamos las caracolas (alrededor de 2-3 cm). Las colocamos bocarriba sobre la placa de horno (o en un molde como yo prefiero hacerlo) y esparcimos por encima azúcar perlado (opcional) .

 

Las llevamos al horno precalentado a 170 grados durante unos 45 minutos.

 

¡Qué olorcito! Uhmmmmmm, una verdadera delicia, suaves, deliciosas. Creo que esta vez no voy a poder congelar algunas jaja.

 

Bon appétit Mama

Anuncios

6 Comments

  1. Sin duda hay que hacerlas para un buen desayuno de fin de semana, además rellenas de crema pastelera mi favorita. Con las claras que sobran que recomiendas hacer que no sea el clásico merenguito.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s